El asentamiento prehispánico de Xochicalco fue un importante centro de reunión para varias de las principales culturas del México Antiguo. Allí se celebraban importantes ceremoniales y observaciones del firmamento. Es por eso que en Xochicalco existen vestigios de varios observatorios, aunque el más importante es el de La Cueva, mismo que, como señala su nombre, se encuentra en una cueva a la cual se accede tras cruzar un pasillo largo.

Cuenta con una chimenea de ocho metros, por donde pasan los rayos del sol, en el periodo entre el 30 de abril y el 15 de3 agosto. Xochicalco es una de las ciudades precolombinas con mayor cantidad de referencias astronómicas, y sus principales estructuras están basadas en la alineación del cosmos, con relación a los cuerpos celestes visibles de mayor relevancia. No dejes de visitar el sitio arqueológico de Xochicalco, en cada paseo que tomes por el estado de Morelos.