Visitar Oaxtepec y en general el estado de Morelos, nos da la oportunidad de deleitarnos con una enorme variedad de sabores particulares de esta comunidad y de toda la región.

Especialidades como el mole verde de pepita con carne, el pescado preparado en mixiotes, los tamales, la barbacoa de chivo y borrego, y el rico clemole, la cecina acompañada de queso, los hongos que crecen en los troncos de cazaguate y encino, las palomitas o güilotas preparadas en escabeche y las quesadillas y tostadas de tuétano, la famosa cecina de Yecapixtla, los calientitos tlacoyos de frijol y los insectos jumiles que se consumen en tacos. Todo ello conforma un mosaico culinario imposible de rehusar.

Uno de los platillos más representativos de Oaxtepec y todo Morelos es el taco acorazado, mismo que se prepara con arroz rojo, bistec, chile relleno, cecina o milanesa y todo ello envuelto en doble tortilla.

Imposible no mencionar dentro de esta evocación de los sabores de Oaxtepec y el estado de Morelos en general, el rico pozole, blanco, preparado con caldo de maíz cacahuazintle y carne de cerdo. Esta representativa especialidad del estado de Morelos se condimenta con chile piquín, orégano, cebolla picada y gotas de limón.

En Oaxtepec y en todas las demás comunidades de Morelos. Hay puestos callejeros, donde se preparan sabrosas quesadillas de flor de calabaza, champiñones y huitlacoche con elote. Igual de populares son las gorditas de haba, frijoles o pedacitos de chicharrón conocidos como “chales”.

Como acompañamiento a estas delicias o para disfrutar de manera separada, aconsejamos degustar bebidas tradicionales como el refino, un licor de agave parecido al mezcal, el imperdible aguardiente de Zacualpan, el Pulque de Huitzilac o el refrescante tepache.